NOTICIAS

Infografía sobre Floración y Polinización del avellano

19-06-2020

Infografía sobre Floración y Polinización

Una de las características más sobresalientes del avellano europeo es la floración, que acontece en invierno, cuando la mayoría de las plantas se encuentran en reposo.

El potencial productivo de nuestro huerto se define un año antes de la cosecha, con la diferenciación de las yemas. Desde esta fase empieza el desarrollo reproductivo de la planta, con la formación de los amentos, que empiezan a aparecer en febrero y alcanzan la plena maduración en julio. En este último periodo en el huerto podemos apreciar también las flores femeninas en fase receptiva.

Una vez que el polen liberado de un amento alcance la flor femenina de una planta compatible, empieza el proceso de elongación del tubo polínico, que culmina, cuatro meses después (en mediado-final de noviembre dependiendo de la zona) con la fecundación. De allí en adelante empezará el desarrollo del embrión que, finalmente, se transformará en una avellana.

Como en todo proceso fisiológico, en el caso de huertos productivos industrialmente, cabe la posibilidad que haya algunos problemas, ya sea generados por las condiciones edafoclimáticas de la zona donde nos encontremos o por los manejos prediales realizados.

Independiente sea el caso, debemos trabajar en pro de generar las mejores condiciones para que el proceso de floración y polinización, fundamental para la producción, se desarrollen con la mayor normalidad posible y apuntando a las mejores condiciones. Para esto, debemos tener ciertas consideraciones, que pueden ser analizadas en detalle en terreno con nuestros agrónomos:

  • Contar con un porcentaje de polinizantes adecuado en nuestro huerto. Lo más recomendable es plantar un mix de variedades compatibles genéticamente según una distribución 70% (variedad principal, i.e. Giffoni)-20% (variedad secundaria, i.e. Barcelona)-10% (mix de polinizantes) o 80%-10%-10%.
  • Evaluar compatibilidad fenológica (emisión de polen y receptividad flores femeninas) en base a la ubicación del campo, para lograr sincronización entre la emisión de polen y la receptividad de las flores femeninas.
  • Poda constante y dirigida a mantener una copa abierta, con buena entrada de luz, que mejorará las condiciones de floración y permitirá un buen desarrollo del proceso, además de evitar generar condiciones de poca ventilación, ideales para proliferación de patógenos.
  • Mantener un huerto equilibrado nutricionalmente, evitando tanto los excesos como las carencias nutricionales. La fecundación puede ser impedida u obstaculizada por varios factores.

A continuación, presentamos una infografía con los detalles sobre el proceso de floración y polinización del avellano europeo.

Descargar Infografía

Colaboradores de Agrichile participan como voluntarios en la campaña de cajas de alimentos “SiEmpre por Chile”

SEGUIR LEYENDO

Video PDP: Agrichile realiza charla sobre “Asesoría en manejo de control de plagas y enfermedades”

SEGUIR LEYENDO